• Inicio
  • Información sobre el cáncer
  • Tumores de cabeza y cuello - O.R.L

Tumores cabeza y cuello - O.R.L.

Índice de navegación

 

Nutrición

Comer bien durante el tratamiento es fundamental, en especial en los tumores de cabeza y cuello. Es importante ingerir suficientes calorías y proteínas para prevenir la pérdida de peso y favorecer la cicatrización de las heridas. Comer bien puede ser especialmente difícil para los pacientes tratados de un cáncer de cabeza y cuello. Son muchos los factores que influyen como son la boca seca, la falta de apetito, las llagas en la boca, las nauseas y vómitos.

Para mantener una alimentación adecuada se deben seguir algunas normas:

- Evite comidas calientes, especiadas o ácidas.

- No tome alcohol.

- No tome comidas excesivamente azucaradas.

- Triture los alimentos para evitar una masticación prolongada.

En algunos casos, a pesar de que el paciente lo intente, la alimentación puede resultar imposible, necesitando la colocación de un dispositivo que facilite la alimentación: una sonda nasogástrica o un dispositivo insertado directamente en el estómago. La sonda nasogástrica es un tubo fino de plástico que se introduce por uno de los orificios nasales y llega hasta el estómago. En algunos casos no es posible introducir la sonda a través de la nariz por la localización del tumor o por la situación delicada de la boca; en estos casos puede ser necesaria la colocación de la sonda a través de una mínima incisión en el abdomen que conecta la sonda directamente con el estómago (sonda de gastrostomía). Estas soluciones suelen ser temporales y una vez que finaliza el tratamiento se va recuperando poco a poco la capacidad de alimentarse por la boca de forma normal.

Dado que este grupo de tumores es heterogéneo en su origen y comportamiento vamos a considerar cinco grupos:

  1. Cáncer de laringe e hipofaringe
  2. Cáncer de nasofaringe
  3. Cáncer de orofaringe y cavidad oral
  4. Tumores de glándulas salivares
  5. Tumores de cavidad nasal y senos paranasales

8/14