• Inicio
  • Información sobre el cáncer
  • Tumores de cabeza y cuello - O.R.L

Tumores cabeza y cuello - O.R.L.

Índice de navegación

Los senos paranasales

Los senos paranasales son unas estructuras aéreas localizadas dentro de los huesos de la cara. Están recubiertos por una mucosa similar a la del resto de la cavidad nasal. Hay cuatro grupos de senos: maxilares, frontales, etmoidales y esfenoidales. (Fig. 1)

senos paranasalesFig. 1. Senos paranasales

Epidemiología

Los tumores de la cavidad nasal y de los senos paranasales son tumores raros, suponiendo sólo el 0,2 % de todos los tumores malignos.

Se ha descrito mayor frecuencia en algunas áreas geográficas como Japón y África. Son más frecuentes en varones con una proporción 2:1. Aparecen generalmente en edades medias de la vida (4ª década).

Son unilaterales. Su localización más frecuente es en el seno maxilar. Debido a que la clínica se parece mucho a la de los procesos sinusales benignos (sinusitis, pólipos nasales,.), su diagnóstico se suele hacer en fases avanzadas de la enfermedad.

Causas

No está clara la influencia del tabaco en el origen de estos tumores. Se ha relacionado con la exposición en el trabajo a madera, petróleo y piel.  Parece existir cierta relación con el consumo de alimentos en salazón. En algunos casos se han relacionado con la exposición a radiaciones y a la infección por el virus del papiloma humano.

Clínica

Como se desarrollan en cavidades aéreas, suelen adquirir un gran tamaño antes  de originar alguna sintomatología.

Los síntomas  más habituales son los siguientes:

·       Obstrucción nasal unilateral.

·      Sangrado nasal constante o epistaxis.

·      Lagrimeo constante por obstrucción del conducto lagrimal.

·       Aumento de tamaño del puente nasal, o de la órbita si existe crecimiento del tumor.

·      Dolor e inmovilidad dentaria.

Tipos histológicos

Son muchos los tipos de tumores que pueden aparecer en la cavidad nasal y en los senos paranasales, correspondiendo a la transformación maligna de los distintos tipos de células que asientan en la mucosa.

  • Carcinoma epidermoide: representa el 80 % de los tumores de esta localización. Su localización más frecuente es en el seno maxilar.

  • Carcinoma de glándulas salivares menores: carcinoma adenoide-quístico, adenocarcinoma y mucoepidermoide. Tienen mayor agresividad que los anteriores.

  • Estesioneuroblastoma: se origina en el nervio olfatorio.

  • Otros: linfomas, plasmocitomas, sarcomas y melanomas.                   

Diagnóstico

El diagnóstico de estos tumores es complicado por la semejanza de su clínica con la de procesos benignos como la sinusitis.

El diagnóstico se realiza fundamentalmente a través de pruebas de imagen:

  • Radiología simple de cráneo: muestra de forma grosera si existe alguna alteración en los senos.
  • TAC (tomografia  axial computerizada) de senos: es una prueba radiológica que consiste en realizar cortes fotográficos del cuerpo en secciones transversales cada 5 mm, permitiendo estudiar todas las estructuras en un tiempo muy corto. (treinta minutos). En ocasiones precisa la administración de contraste intravenoso.
  • RNM (Resonancia Nuclear Magnética): permite obtener mejores imágenes de tejidos blandos. Se realiza en un tubo cerrado, por lo que las personas que padecen claustrofobia o no pueden mantener una inmovilización prolongada (treinta minutos) pueden no ser candidatas a ella. Tanto el TAC como la RNM son pruebas indoloras aunque pueden ser un poco molestas por la necesidad de coger una vía para la administración de contraste. En este tipo de tumores resulta muy útil para valorar la extensión infraorbitaria y definir la extensión de los tejidos blandos faciales. 

Como en el resto de los tumores malignos, el diagnóstico definitivo es por la biopsia que consiste en la obtención de una muestra para su análisis al microscopio. Dada la localización de estos tumores en ocasione es preciso programar la intervención y tomar la biopsia en el momento de la cirugía (biopsia intraoperatoria). 

Tratamiento

La base del tratamiento de estos tumores es la cirugía asociada o no a radioterapia (excepto los linfomas y los plasmocitomas).

En el caso del seno maxilar, se puede realizar maxilectomía simple o extendida. Tras la cirugía se puede asociar radioterapia en los casos en los que los márgenes estén afectos o que exista invasión perineural. En el caso de los senos esfenoidal y etmoidal, en los que el abordaje quirúrgico es más complicado y mucho más mutilante, la radioterapia puede ser una alternativa válida.

La radioterapia como tratamiento único tiene resultados muy pobres, con supervivencias del 16 % y en casos avanzados del 10 % a los 5 años.

En tumores precoces la cirugía radical es el único tratamiento curativo, asociándose radioterapia en los casos en que los márgenes del tumor estén muy próximos al borde.

El tratamiento quirúrgico tiene como objetivo la extirpación radical de la lesión con márgenes adecuados de tejido sano, así como la reconstrucción funcional y estética del paciente. Es decir, conseguir la curación del paciente con las mínimas secuelas posibles. El tipo de intervención se programa de acuerdo con la localización y extensión de las estructuras afectadas.

Pronóstico y supervivencia

La supervivencia global para el cáncer de senos paranasales es baja, con cifras del 25% a los 5 años. El pronóstico está relacionado con el estadio de la lesión en el momento del diagnóstico.

Son signos de mal pronóstico:

  • Afectación de la base del cráneo.
  • Erosión de las paredes de la órbita.
  • Algunas histologías (melanoma,..).

La causa más frecuente de fracaso del tratamiento en los tumores malignos de cavidad nasal y senos paranasales es la falta de control local del tumor. 


12/14