• Inicio
  • Información sobre el cáncer
  • Tumores torácicos - Mesotelioma

Cáncer de pulmón - Mesotelioma

Índice del artículo

Diagnóstico 

Los médicos utilizan muchas pruebas para diagnosticar el cáncer y determinar si éste ha producido metástasis (diseminación). Algunas pruebas también pueden determinar qué tratamientos pueden ser más eficaces.

Para la mayoría de los tipos de cáncer, una biopsia es el único modo de hacer un diagnóstico definitivo de cáncer. Si la biopsia no es posible, el médico puede sugerir otras pruebas que ayudarán a hacer un diagnóstico. 

Las pruebas de imagen pueden usarse para averiguar si el cáncer ha producido metástasis. Su doctor puede considerar estos factores a la hora de elegir una prueba diagnóstica:

  • • Edad y condición médica
  • • El tipo de cáncer que sospeche
  • • La severidad de los síntomas
  • • Los resultados de pruebas ya realizadas

El diagnóstico de mesotelioma es un desafío, ya que el mesotelioma puede ser difícil de determinar, o puede ser confundido con otras enfermedades, como el cáncer de pulmón. 

Muchas personas notan por primera vez los síntomas del mesotelioma cuando éste desarrolla líquido en el espacio alrededor de los pulmones (derrame pleural). Cuando se drena este líquido, se puede analizar para ver si existen células de cáncer en el mismo. Para la mayoría de pacientes con mesotelioma, este fluido no es suficiente para diagnosticar la enfermedad, por lo que generalmente se requiere una biopsia para confirmar el diagnóstico de mesotelioma.

Una biopsia es la extracción de una pequeña cantidad de tejido para examinarla bajo el microscopio. Otras pruebas pueden sugerir la presencia de cáncer, pero sólo la biopsia permite dar un diagnóstico definitivo. La muestra extraída durante la biopsia es analizada por un patólogo (un médico que se especializa en la interpretación de las pruebas de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos para diagnosticar la enfermedad). En algunos casos, se puede usar una aguja para tomar una muestra de la pleura. Más a menudo, el médico extrae una muestra de tejido mediante un tubo delgado e iluminado que se inserta a través de una pequeña incisión en el cuerpo. Esto se llama una vídeo-toracoscopia cuando se utiliza para obtener muestras del interior del tórax o una laparoscopia para obtener muestras de tejido del interior del abdomen.

Generalmente se requiere una biopsia para confirmar el diagnóstico de mesotelioma. En algunos casos, se puede usar una aguja para tomar una muestra de la pleura. Más a menudo, se realiza un procedimiento quirúrgico (como una vídeo toracoscopia) para examinar la cavidad torácica y tomar biopsias. 

Se suelen utilizar los siguientes procedimientos para ayudar a desarrollar un plan de tratamiento:

Examen físico: un examen físico puede incluir una historia médica de la persona y de su familia sobre enfermedades anteriores, una lista de sus factores de riesgo (incluyendo la exposición a asbesto), y un examen para detectar otros signos de cáncer. 

Pruebas de función pulmonar: evalúan cuánto aire pueden almacenar los pulmones, a qué velocidad puede entrar y salir el aire de los pulmones, y cómo los pulmones añaden oxígeno y eliminan dióxido de carbono de la sangre.

Radiografía: una radiografía es una imagen del interior del cuerpo. Una radiografía del tórax puede a veces ayudar a los médicos a determinar la presencia y la localización del mesotelioma, pero no es el método principal para diagnosticar esta enfermedad.

   
Figura 3: Radiografía de tórax de un paciente normal (derecha) y de un paciente con mesotelioma (izquierda)

Tomografía computerizada (TAC): una exploración de TAC crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo con un aparato de rayos X. Un ordenador compone estas imágenes en una visión detallada que muestra anormalidades o tumores. A veces, un medio de contraste (un tinte especial) es inyectado en una vena para proporcionar una mejor visión de los detalles..

 


Figura 4: Engrosamiento de la pleura en un paciente con mesotelioma


Resonancia magnética (RMN): la RMN usa campos magnéticos, no rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Se puede inyectar un medio de contraste en una vena del paciente para crear una imagen más clara.

Tomografía por emisión de positrones (PET): el PET es una forma de crear imágenes de órganos y tejidos del cuerpo. Una pequeña cantidad de una sustancia radiactiva se inyecta en el cuerpo de un paciente y es absorbida por los órganos o tejidos en estudio. Esta sustancia emite energía que es detectada por un escáner, que produce las imágenes. En una exploración PET, se inyectan en el cuerpo moléculas radiactivas de azúcar. Las células tumorales absorben el azúcar más rápidamente que las células normales, entonces éstas "se encienden" en la exploración PET. Las exploraciones PET se usan a menudo en combinación con la información obtenida de una exploración de TAC, RMN, rayos X, y un examen físico. 

Item
Item

LEGAL

Aviso legal
Política de cookies
Política de privacidad