• Inicio
  • Información sobre el cáncer
  • Cáncer de testículo

Cáncer de testículo

Índice del artículo

Seguimiento

Después del tratamiento del cáncer de testículo es muy importante realizar revisiones periódicas. Las revisiones son más intensas en los pacientes con estadio I en los que se no se administra tratamiento complementario después de la cirugía, porque su riesgo de recurrencia es mayor. En estos pacientes, es frecuente que se realicen controles cada 1 ó 2 meses durante el primer año y segundo año del diagnóstico.
 
En las revisiones, además de preguntar por los síntomas y de llevar a cabo una exploración física, suele realizarse una determinación de los marcadores tumorales de los tumores de testículo. Además de forma periódica suele realizarse radiografía de tórax, TAC abdominal y una ecografía de testículo. Según la extensión de la enfermedad al diagnóstico y los síntomas que presente el paciente se pueden añadir otras pruebas distintas.
 
La frecuencia de las revisiones suele ser variable y su duración es aun tema de debate. No hay consenso.
 
La realidad es que los mayores riesgos de que la enfermedad pueda reaparecer se dan en los primeros 2 años tras el diagnostico. Transcurridos los 5 años [que hoy en día se consideran un punto de referencia muy común en oncología] parece lógico referir al paciente a su medico de familia para control anual solo con exploración física y analítica. Otros investigadores estiman que se deberían seguir hasta 10 años y algunos grupos los siguen de por vida.
Item
Item

LEGAL

Aviso legal
Política de cookies
Política de privacidad