• Inicio
  • Información sobre el cáncer
  • Cáncer gástrico

Cáncer gástrico

Índice de navegación

Patrones de diseminación 

El cáncer gástrico posee varios patrones de crecimiento y diseminación, no excluyentes entre sí. 

1. Extensión local: El cáncer crece invadiendo las distintas capas del estómago. Puede estrechar o, incluso, cerrar el cardias o el píloro provocando una obstrucción. En ocasiones, infiltra de manera difusa toda la pared del estómago reduciendo su capacidad; esta forma de crecimiento se conoce como linitis plástica. También puede infiltrar órganos vecinos (hígado, bazo, etc) por contigüidad. 

2. Infiltración linfática: Los ganglios linfáticos son unas pequeñas estructuras anatómicas de forma nodular, distribuidas por el organismo, que desempeñan un papel fundamental en la lucha contra las infecciones. Los ganglios se agrupan en “cadenas ganglionares”. Las células cancerígenas tienen capacidad para emigrar desde donde se han originado (tumor primario) y desplazarse por los vasos linfáticos hasta llegar a los ganglios. Son las metástasis ganglionares regionales.

3. Diseminación hematógena: Cuando las células malignas alcanzan el torrente sanguíneo, “viajan” para depositarse en otros órganos originando así nuevos focos tumorales o metástasis. Se conocen como “metástasis a distancia” para diferenciarlas de las metástasis ganglionares regionales. El cáncer gástrico se disemina por vía hematógena principalmente al hígado, pulmones y huesos (por este orden de frecuencia).

4. Siembra peritoneal: Las células tumorales pueden “descamarse” del tumor del estómago y depositarse en la superficie de otros órganos y estructuras abdominales, dando lugar a la carcinomatosis peritoneal. Cuando se producen metástasis ováricas por este mecanismo, se denomina tumor de Krukenberg.


7/14