• Inicio
  • Información sobre el cáncer
  • Vía Biliar

Cáncer de vía biliar

Índice del artículo

AUTORA: Dra. Teresa Macarulla  


El sistema de drenaje biliar incluye los conductos biliares intra y extrahepáticos y la vesícula biliar. Los carcinomas de las vías biliares son tumores malignos infrecuentes, pero no excepcionales, cuyo pronóstico ha sido tradicionalmente malo a corto plazo. Ello es debido a un doble motivo: su carácter clínicamente silencioso hace que se diagnostiquen en fases tardías de la enfermedad, y su extensión es en una zona quirúrgica de difícil resección.

Los tumores biliares se dividen en tres grupos: colangiocarcinoma intra y extrahepáticos (son definidos como tumores originados de la vía biliar en su recorrido dentro o fuera del hígado), el cáncer de la vesícula biliar y los tumores de la ampolla de Vater (ampuloma).


Epidemiología 

El colangiocarcinoma representa el 3% de todas las neoplasias digestivas. La incidencia de los colangiocarcinomas intrahepáticos ha aumentado a los largo de los últimos años en países desarrollados.

La neoplasia de vesícula biliar es la quinta más frecuente del tubo digestivo.


Etiología

Colangiocarcinoma:

No hay unos factores claramente identificados como de riesgo en el colangiocarcinoma.
Se han propuesto causas que originan inflamación en el conducto como posibles factores de riesgo (litiasis, inflamación, infección…).

Tumor de la vesícula biliar:

Algunos de los factores de riesgo descritos han sido:

- Colelitiasis: Algunos estudios han relacionado la presencia de piedras en la vesícula con el desarrollo del tumor. También se ha relacionado con el tamaño de la piedra.
- Calcificación de la vesícula biliar (vesícula en porcelana)
- Pólipos en la vesícula. Algunos de los estudios recomiendan la realización de colecistectomía ante el riesgo de malignización.


Diagnóstico 

- ¿Cuáles son los síntomas que nos pueden hacer sospechar un cáncer de vías biliares?

Uno de los síntomas más frecuentes frente a la presencia de un cáncer de las vías biliares es la aparición de ictericia (coloración amarillenta de la piel). Ello es debido a que la presencia del tumor, especialmente en el caso del colangiocarcinoma o del ampuloma, colapsa la salida de la bilis del hígado. Es menos frecuente en el caso del tumor de la vesícula biliar.

En el caso de que el tumor se diagnostique de forma avanzada (con la presencia de metástasis) el paciente puede explicar una falta de apetito y una pérdida de peso sin causa aparente. Estos síntomas son especialmente frecuentes en el cáncer de vesícula biliar que es el más agresivo.

El dolor abdominal puede ser otro síntoma que nos puede hacer sospechar el cáncer de la vía biliar, aunque suele ser un síntoma común en muchas enfermedades.

- ¿Qué exploraciones hay que realizar en caso de sospechar un tumor de la vía biliar?

La analítica general permitirá detectar la presencia de una alteración de la expulsión de la bilirrubina en caso de que exista, así como otras alteraciones del funcionamiento hepático.

Para confirmar la presencia de un tumor de la vía biliar se realizará un TAC toracoabdominal, que nos confirmará la imagen del tumor, la localización del mismo, la posibilidad o no de ser operado (dependerá de la extensión del tumor, de si afecta o no a órganos vecinos), y nos informará de la presencia o no de metástasis a distancia.

En algunos casos una colangioresonancia puede definir mejor la extensión local del tumor y ayudar en la decisión de si un tumor es o no es quirúrgico.

El marcador tumoral que puede estar elevado en este tumor es el CA 19.9. Como en otros tumores es muy frecuente que este marcador esté elevado en el caso de que exista un tumor de la vía biliar, pero puede estar elevado en muchas otras circunstancias. Así pues no es diagnóstico de la presencia de un tumor de la vía biliar, pero puede generarnos la sospecha.

La obtención de una biopsia de este tumor no siempre es posible, en ocasiones la difícil localización del tumor hace que no sea factible confirmar a través de una biopsia la presencia del tumor.

En caso de que los pacientes sean candidatos a cirugía de entrada, la biopsia no es necesaria en todos los casos.

Siempre es importante frente a la sospecha de un tumor de vía biliar, comentar el caso en un comité de tumores.


Estadios 

Para la estadificación de los tumores de la vía biliar y la vesícula biliar el sistema que se utiliza es el TNM.

La clasificación de TNM define la extensión del tumor: La T es la extensión local en la pared del órgano donde se encuentra el tumor. La N informa de la extensión de la enfermedad a ganglios vecinos. La M indica la presencia de metástasis a distancia.

Los estadios se definirán según el conjunto de hallazgos en TNM:

Estadio I: T1N0M0
Estadio II: T2N0M0
Estadio IIIA: T3N0M0
Estadio IIIB: T1-3N1M0
Estadio IVA: T4N0-1M0
Estadio IVB: T1-4N0-1M1


Tratamiento

Tratamiento quirújico

La opción de tratamiento curativo en el tumor de la vía biliar es la opción quirúrgica. Por desgracia en ocasiones cuando el tumor se diagnostica ya es demasiado tarde porque el tumor no se puede operar, bien por la extensión local que invade estructuras vecinas o bien por la presencia de metástasis.

Existe la posibilidad de que a pesar de realizar una cirugía que elimine todo el tumor, el mismo vuelva a aparecer al cabo del tiempo. Con el objetivo de disminuir el riesgo de que el tumor vuelva a aparecer se puede aplicar tratamiento complementario (adyuvante) a la cirugía.

No existen estudios randomizados que hayan demostrado el beneficio de este tratamiento, no obstante, conocemos su beneficio en otros tumores y sí existen estudios pequeños que han demostrado su beneficio.

En caso de considerar la opción de tratamiento complementario a la cirugía, se puede aplicar quimioterapia durante seis meses (generalmente con gemcitabina o 5-fluorouracilo) o bien la aplicación de quimioterapia y radioterapia de forma concomitante (administrado al mismo tiempo) (con 5-fluorouracilo en infusión continua o vía oral).

La realización de estudios en estos tumores es complicada por varios motivos: es una enfermedad poco frecuente, existen diferentes tumores dentro de los tumores de la vía biliar y todos ellos con un comportamiento distinto, y la confirmación histológica (la biopsia) que es necesaria para los estudios clínicos es difícil en esta enfermedad. No obstante, es importante el esfuerzo en este campo para poder mejorar en el tratamiento de estos tumores.

Complicaciones del tratamiento quirúrgico:

Las complicaciones más frecuentes tras una cirugía radical de una neoplasia de la vía biliar son:

  • • Insuficiencia hepática leve o moderada: Ello puede ocurrir en pacientes en los que se precise una extirpación de parte del hígado para erradicar el tumor.
  • • Absceso intraabdominal: Puede ocurrir si existe la presencia de una complicación infecciosa posterior a la cirugía.
  • • Fístula biliar.

Recomendaciones tras la cirugía de un tumor de la vía biliar o de la vesícula biliar:

  • • Dieta pobre en grasas: Con frecuencia los pacientes pueden presentar una insuficiencia de digestión de grasas debido a la cirugía realizada.
  • • Dietas de fácil digestión: Se aconseja evitar alimentos derivados lácteos, así como aquellos de difícil digestión (legumbres, picantes, salsas…)
  • • Acudir a un servicio de urgencias en caso de fiebre tras la alta médica, aunque no se presente ningún síntoma de infección. Es necesario descartar una infección post-quirúrgica en esta situación.

Tratamiento del cáncer de vías biliares diseminado:

Un grupo europeo realizaron el mayor estudio con pacientes afectos de un tumor de la vía o de vesícula biliar. En este estudio que incluía más de 400 pacientes se demostró que la combinación de gemcitabina con cisplatino ofrecía a los pacientes una supervivencia superior que la gemcitabina sola, estableciéndose así un nuevo tratamiento estándar en esta enfermedad.

Existe la posibilidad de utilizar otras combinaciones de quimioterapia como el 5-fluoracilo o bien la gemcitabina con el oxaliplatino.

En los últimos años se han estudiado las características moleculares de este tumor, y se están probando nuevos tratamientos diana para esta enfermedad que podrían ser prometedores en un futuro.

Item
Item

LEGAL

Aviso legal
Política de cookies
Política de privacidad